Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que, sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos. Miguel de Unamuno

18 de julio de 2008

LA CONTRADICCIÓN DEL ALMA

Todo en la vida es contradicción, los polos opuestos, el hecho mismo de que se atraen, la parte contraria de un todo que nos sirve para complementarnos. En la búsqueda del equilibrio interno, el perdón y la capacidad de perdonar así como la aceptación del perdón que recibimos de otros, ocupan un lugar de trascendental, muchas veces incomprensible.

Maytte Sepúlveda, la oradora que encanta el espíritu con la melodía de su voz y sus palabras tan atinadas nos dió ayer unas lecciones que aparentemente son bien conocidas, pero que nos demuestran nuevos aspectos para comprender la dinámica del perdón, los procesos del duelo, las herramientas para curar y las técnicas para seguir adelante.

Nos explicaba y así lo suponíamos, que existen situaciones en las que de manera lógica entendemos que es imposible perdonar, pero de manera espiritual es urgente entender el proceso y dar los pasos necesarios para hacerlo, porque de otro modo, con la negación, nos dañamos nosotros mismos y no a las personas que nos hirieron. Acumular el rencor y el dolor nos convierte en seres negativos, cargados de inconformidades para todo. Andamos con una nube negra echando rayos encima de nuestras cabezas que no llegamos a notar, pero los demás si la perciben.

Parece fácil decirlo, pero hasta eso es difícil para quien se ha sentido herido y traicionado, lo importante es ponerse fechas, límites para saborear el duelo, luego respirar profundo y seguir adelante.

Hacer una retrospectiva de lo sucedido, sin buscar culpables ni culparnos a nosotros mismos; ya pasó, no conseguimos nada con eso. Recordando el proceso debemos buscar los aspectos positivos antes o después y quedarnos con eso, usar esos pensamientos como bálsamo para curar el dolor y seguir adelante, proyectando nuevos propósitos, llenando vacios con nuevas aventuras.

La encomienda es difícil en si, no por lo que representa, sino porque es más fácil quedarse así, estáticos, creer que se puede borrar, que se puede olvidar en ese punto, que al alejarse ya queda resuelto. Lo importante es comenzar ahora y no detenerse. Seguir adelante sin duda nos conducirá a mejores momentos y mejores relaciones.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y será verdad que ese equilibrio interno existe? Y cuando se sabe que a partir de ahí, de ese momento "inespecífico" se comienza a andar...para bien

jimmy dijo...

EN LA MEDIDA QUE PERDONAMOS NOS HACEMOS MAS FUERTE PARA SEGUIR ADELANTE.