Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que, sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos. Miguel de Unamuno

28 de junio de 2011

El vino, el lugar

El italiano no sabe que tengo un blog, no me pidió que lo contara a mis seguidores, los cuales son muy pocos, pero muy valiosos.
Pero como bien lo dice la descripción de este espacio, no me lo puedo callar, porque lo disfruté.

Se llama Enológica y evidentemente tiene que ver con vinos, pues si, es un pequeño local que principalmente vende vinos y otras bebidas de origen italiano, pero que además se puede degustar una copa del delicioso elixir, tanto por lo entusiasta que es el italiano, como porque ya lo hayas probado y te guste tanto que decidas sentarte y compartirlo nuevamente.
Son solo 3 ó 4 pequeñas mesas, un exquisito aroma a madera, muy buen servicio y complacer el paladar con una exquisita bebida.
Es cierto, falta algo, la razón principal de que me gustara el lugar. Primero, mi amiga me conoce muy bien, mejor de lo que yo puedo sospechar. Ella sabia que ese era un lugar que yo disfrutaría y así fue. Claro está, no hubiese podido sentirme completa sin el complemento de este grupo, nuestro pie de apoyo y gurú. Solíamos ser 4, ahora somos solo físicamente 3 mosqueteros, pues bien, todos para uno y uno para todos, a disfrutar de este lugar.


1 comentario:

Ana Zilma Miranda dijo...

Yo también solía tener una amiga con la que me iba a lugares de aromas espirituosos, donde reíamos y alguna que otra vez lloramos, a mí esta amiga también me conocía muy bien y la extraño mucho, en lo único que mi amiga no me conoce es en que ignora cuanto la extraño y cuanta falta me hace!!!!