Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que, sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos. Miguel de Unamuno

14 de febrero de 2012

Testimonio de Amor


Aunque la celebración de hoy enfatiza los enamorados yo puedo contar que estoy enamorada en otra versión, soy feliz porque he descubierto otra dimensión de la vida que es maravillosa, porque a pesar de los contratiempos a los que no somos inmunes y que con frecuencia le damos carácter de tragedia, tengo la oportunidad de transformarlos en diversión, de reírme de las dificultades, de las pocas opciones, de las inusuales rutas de escape. La vida se transforma en una aventura.
Y me rio a carcajada de esta aventura.
A veces lloro, pero vuelvo a reír.
A veces se me pone la cara roja como el ícono del BB cuando tiene rabia. Y eso que soy morena.
Y vuelvo a sonreír.
Brindo porque en mis manos está la posibilidad de transformar el mundo.
Momento. Sin hacerse muchas ilusiones. No tengo la potestad de transformar tantas desgracias e injusticias que encontramos en muchos rincones, pero puedo transformar mi mundo, puedo, por ejemplo, ser feliz, inmensamente feliz, mirando las estrellas cada noche en mi terraza.
Como una niña cuando le regalan un caramelo.
Puedo explicar mejor cómo puedo transforma mi mundo cuando por ejemplo, a sabiendas de que soy nocturna y no puedo conciliar el sueño temprano o a ninguna hora, el reloj suena invariablemente a las 5 de la mañana para iniciar el día y completar una labor, que aunque parezca sacrificio termina siendo una misión trascendental y valiosa, cocinar para mis hijos. La mejor parte la pone Dios para mí, no lo notaba, pero cada día en el lienzo oscuro de la noche dibuja una ruta marcada por estrellas que hace que me llene de emoción, es el cuadro más hermoso que he podido ver una y otra vez y ser diferente cada vez. Esto solo pude descubrirlo por el sacrificio de levantarme a las 5 de la mañana. Así comencé a transformar mis tragedias.
Y me voy llenando de amigos y amigas y soy íntegramente yo ante todos o cada uno de ellos y soy feliz. Gente diferente, con hermosas cualidades o como dice Pedro Guerra ¨Gente que en su corazón multiplica los panes¨.
Celebro que a uno de mis hijos le encanta abrazarme y saludarme y darme besos cada vez que me cruza por el lado. Celebro que al otro le preocupa mi cansancio y procura pasar su mano por mi hombro e intenta darme un masaje para aliviar mi carga. Tengo muchas cosas que celebrar y muchas gentes que mencionar.
Celebro que amo, celebro que recibo amor en todas sus manifestaciones.
Hoy yo celebro San Valentín.
«Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y aun de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe. [...] Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasará jamás.» (1 Cor, 13).

1 comentario:

María margarita Ferreira dijo...

Amiga:
Este escrito es excepcional, mejor manera de expresar el amor no creo que exista. Que siga teniendo esa sabiduria para expresar temas. Felicidades!!!