Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que, sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos. Miguel de Unamuno

27 de mayo de 2015

LOS DIAS LINDOS

Confieso:
Me gustan los días grises, quizás más de lo normal.

Quizás sea normal porque en estas latitudes abundan tanto los días soleados que comúnmente anhelamos más de eso que no tenemos. 
Con sus excepciones.

Como todo en la vida.

Los días grises, y los días lluviosos siempre que no sea un problema salir a la calle, invitan a apapacharse, a buscar confort, acogida, acercamiento, normalmente con la cama.


Se piensa inmediatamente en colcha, sábanas blancas, arroparse, chocolate caliente o una taza de té.


Los dominicanos agregamos otros elementos de picardía a los ya mencionados: un sancocho, dos botellas de ron y otras emociones placenteras.  El hecho es abrigarse, darse cariño, acomodarse.

Hace días que estoy esperando ese momento y aunque ha llovido ocasionalmente, no he tenido la oportunidad de salir corriendo y hacer lo mencionado.  

Ya tengo el libro esperando el momento.


2 comentarios:

c banks carter dijo...

Lluvias y silencio

c banks carter dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.