Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que, sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos. Miguel de Unamuno

27 de mayo de 2015

LOS DIAS LINDOS

Confieso:
Me gustan los días grises, quizás más de lo normal.

Quizás sea normal porque en estas latitudes abundan tanto los días soleados que comúnmente anhelamos más de eso que no tenemos. 
Con sus excepciones.

Como todo en la vida.

Los días grises, y los días lluviosos siempre que no sea un problema salir a la calle, invitan a apapacharse, a buscar confort, acogida, acercamiento, normalmente con la cama.


Se piensa inmediatamente en colcha, sábanas blancas, arroparse, chocolate caliente o una taza de té.


Los dominicanos agregamos otros elementos de picardía a los ya mencionados: un sancocho, dos botellas de ron y otras emociones placenteras.  El hecho es abrigarse, darse cariño, acomodarse.

Hace días que estoy esperando ese momento y aunque ha llovido ocasionalmente, no he tenido la oportunidad de salir corriendo y hacer lo mencionado.  

Ya tengo el libro esperando el momento.


4 de mayo de 2015

Y ESTE CALOR...

Hoy está difícil.
Hoy no tengo Martini para refrescarme, tal cual y mencioné en un artículo anterior,  no tengo intenciones de salir de mi casa y no me imagino otra cosa para hacer frente al calor, porque de eso es que tengo antojo.

Tengo que hacer el ejercicio mental (a veces mi hijo de menor edad (ya ninguno es pequeño) repite esa expresión ¨todo es mental¨) de imaginarme que un vaso de agua con muuuchoooo hielo puede saber a Martini Rosso, aunque parezca más un vodka con tónica.

Y seguiremos sintiendo este calor, porque esa tragedia que hemos tenido esta semana en Constanza, ese fuego despiadado que azotó nuestras lomas, se dejará sentir, se expandirá y seguiremos sufriendo, y por todos lados.  

Nuestra zona más fresca en el país ha sido golpeada. Debemos prepararnos. 



Dar amor no agota el amor, por el contrario, lo aumenta.

Te amo - dijo el principito. 
Yo también te quiero - dijo la rosa. 
No es lo mismo - respondió él… 


Querer es tomar posesión de algo, de alguien.
Es buscar en los demás eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía…
Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueñarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes.
Querer es esperar, es apegarse a las cosas y a las personas desde nuestras necesidades. Entonces, cuando no tenemos reciprocidad hay sufrimiento.
Cuando el “bien” querido no nos corresponde, nos sentimos frustrados y decepcionados. Si quiero a alguien, tengo expectativas, espero algo.
Si la otra persona no me da lo que espero, sufro. El problema es que hay una mayor probabilidad de que la otra persona tenga otras motivaciones, pues todos somos muy diferentes.
Cada ser humano es un universo.
Amar es desear lo mejor para el otro, aún cuando tenga motivaciones muy distintas.
Amar es permitir que seas feliz, aún cuando tu camino sea diferente al mío.
Es un sentimiento desinteresado que nace en un donarse, es darse por completo desde el corazón.
Por esto, el amor nunca será causa de sufrimiento.
Cuando una persona dice que ha sufrido por amor, en realidad ha sufrido por querer, no por amar. Se sufre por apegos. Si realmente se ama, no puede sufrir, pues nada ha esperado del otro.
Cuando amamos nos entregamos sin pedir nada a cambio, por el simple y puro placer de dar. Pero es cierto también que esta entrega, este darse, desinteresado, solo se da en el conocimiento. Solo podemos amar lo que conocemos, porque amar implica tirarse al vacío, confiar la vida y el alma. Y el alma no se indemniza.
Y conocerse es justamente saber de ti, de tus alegrías, de tu paz, pero también de tus enojos, de tus luchas, de tu error.
Porque el amor trasciende el enojo, la lucha, el error y no es sólo para momentos de alegría. Amar es la confianza plena de que pase lo que pase vas a estar, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar, en silenciosa compañía.
Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos.
Amar es darte un lugar en mi corazón para que te quedes como padre, madre, hermano, hijo, amigo y saber que en el tuyo hay un lugar para mí. 
Dar amor no agota el amor, por el contrario, lo aumenta. La manera de devolver tanto amor, es abrir el corazón y dejarse amar. 
Ya entendí - dijo la rosa. 
No lo entiendas, vívelo - dijo el principito.

Antoine de Saint-Exupéry