Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que, sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos. Miguel de Unamuno

17 de marzo de 2016

BRINDAME TU MUSA



No me leas, no me sigas, sólo háblame de ti, sólo cuéntame de las gentes que te rodean, invéntame historias como en las novelas que me gusta leer, detállame los espacios, las calles por las que cruzas, el mercado en el que te detienes, los escalones que hay en tu casa. 

Píntame otro universo. 

Yo tengo muchos colores guardados pero la musa se ha ido de mi, quizás está en ti.

1 comentario:

María margarita Ferreira dijo...

Me gusta tu invitación, hecha de forma excelente, a veces me he atrevido a pensar, y siendo honesta hasta he realizado algunos comentarios con amigos acerca de las personas que en un periódico, en un momento determinado narran vivencias personales, me arrepiento, porque de eso esta compuesta la vida de un conjunto de vivencias narradas que dejan enseñanzas,apostemos a que buenas. Gracias porque me motiva a escribir.