Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que, sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos. Miguel de Unamuno

17 de marzo de 2016

BRINDAME TU MUSA



No me leas, no me sigas, sólo háblame de ti, sólo cuéntame de las gentes que te rodean, invéntame historias como en las novelas que me gusta leer, detállame los espacios, las calles por las que cruzas, el mercado en el que te detienes, los escalones que hay en tu casa. 

Píntame otro universo. 

Yo tengo muchos colores guardados pero la musa se ha ido de mi, quizás está en ti.

A PROPOSITO DE UNA CONVERSACION

 Se va aprendiendo en el camino que muchas cosas no las podemos cambiar, por lo menos no solos, y aún fuésemos muchos termina siendo un conglomerado de ideas diferentes, nunca tampoco estaremos seguros de que realmente todos tendremos los mismos intereses, las mismas ideas y las mismas intenciones. Es lamentable porque el cambio que esperamos se pierde. Pero y qué tal si el cambio comienza por uno mismo? Uno a la vez.