Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que, sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos. Miguel de Unamuno

26 de diciembre de 2016

TRABAJEMOS POR UN MEJOR AÑO

Y llegan los días en que nuestros pensamientos van dirigidos a todos esos propósitos que queremos plantearnos y que trataremos de alcanzar para el siguiente año.

Y con mucho mayor anhelo que ese momento en que los niños preparan sus listas de deseos y piden regalos, ya sea a Santa Claus o por el nacimiento de Jesús, los adultos nos saturamos también de deseos, de conquistas no logradas y relegadas al próximo año, de intenciones compartidas e individuales.

Viene el momento de los rituales, las intenciones, de atragantarse con doce uvas al instante de las doce de la noche, acto que en realidad nos trae más la preocupación de la jartura que nos vamos a dar que de las cosas que queremos pedir o lograr, el sobre rojo, la maleta.  De escribir aquello que pudo haber sido negativo durante el año que termina para quemarlo y reescribir una aparentemente nueva historia, o quizás si, quizás el propósito de un cambio sea la brújula que marque la nueva dirección de los pasos a seguir.


Yo he escrito en otras ocasiones sobre estos deseos y propósitos para el siguiente año. Sobre cosas que me he decidido a lograr en este corto plazo y que al final no he conseguido, pero puedo dar testimonio de que en sucesivos períodos he conquistado alguno de ellos y a veces sin darme cuenta.

Esta vez no quiero escribir sobre lo que quiero hacer el próximo año.  No voy a decir que no tendré mi lista en el corazón, pero no voy a poner mis energías en ella. Simplemente voy a seguir la dirección de aquello que me hace sentir bien, de lo que me gusta hacer, de lo que me produce placer. Muy seguramente eso me llevará por caminos que llevan al éxito, por metas que es posible que no tuviera claras y que luego van tomando forma.

Una vez, y también para estas fechas eso fue lo que escribí, VOY A FLUIR. 
(💭 Me doy cuenta que sin proponermelo estoy reescribiendo antiguos deseos)

La diferencia: voy a fluir sin propósito establecido, solo con la intención de hacer y disfrutar lo que me guste. (ya estoy fallando al discurso, estoy escribiendo lo que quiero hacer para el nuevo año😕)

Mejor cambiamos el tema. Vamos a brindar por los días que quedan, para cerrar un año de confusiones, revelaciones, de sueños y despertares, de consolidaciones, frustraciones, limitaciones, cambios, todas estas situaciones que nos hacen pensar en lo negativo pero que yo los veo como parte del proceso de crecimiento y aprendizaje, de buenas lecciones.  Vamos a brindar por las alegrias y las risas, por los abrazos, por la mano amiga, por el pan compartido, por los esfuerzos y los logros alcanzados a partir de esos sacrificios, por los desengaños que nos hacen valorar mejor lo realmente bueno en nuestras vidas y de la gente que nos rodea, por las lecciones que nos dan aquellos que no queremos cerca, porque nos enseñan lo que es bueno o no para uno mismo.

Vamos a brindar por corazones solidarios, por amar sin reclamar, por entender sin juzgar.

Expresemos nuestros deseos, nuestros sentimientos siempre que no le hagan daño a los demás ni a nosotros mismos.

Vamos a evitar las conjeturas, las suposiciones, vamos a probar la idea de estar en el zapato del otro y entender sus acciones, que no significa asumirlas como tal. Pongamos un freno al incensante interés de querer convencer al otro de nuestros puntos de vista, cada cual tiene su propio cristal con el cual iluminar su camino y qué bueno que algunos cristales tengan el mismo brillo y la misma claridad que el nuestro. La misión de cada ser humano es diferente, no podemos esperar que todos tengamos la misma visión y modo de realizar las cosas, vamos a respetar ese hecho.

Espero que todo aquel que ha tocado mi vida en algún momento del camino reciba salud, este es mi deseo e intención. Lo demás es una conquista personal de cada uno.

Trabajemos por un mejor año.





7 de diciembre de 2016

LA MEMORIA DE LOS SABORES

Hay ciertas comidas que dejan una huella en el paladar, un sabor a especias, una combinación chispeante o un recuerdo de las manos que la prepararon. 
Hay ciertas bebidas que nos impactan y nos permiten recordar mezclas, marcas y momentos especiales en los cuales fueron degustadas.
En una conversación durante el almuerzo en la oficina, uno de mis compañeros puso su mesa y miró la comida con curiosidad, no duda, no desanimo, curiosidad. Con alguna frecuencia compartimos lo que hemos preparado si es que coincidimos y pude notar la diferencia en su rostro.   Empezó a probar la comida y le pregunté si estaba bien.  Su respuesta me dio la inspiración para este artículo.  Me dijo que el arroz parecía al que le cocinaba su esposa pero que él sabía que no había sido ella la que preparó la comida, había sido la asistente que va a la casa varias veces a la semana.  Le reclamé pensando que estaba desacreditando lo que su esposa había cocinado, a lo cual se negó, indicando que a lo que se refería es que el brillo, la textura, el punto de sal, todo en su conjunto le hacía notar la diferencia. Su paladar podía notar la ligera diferencia aunque en ese momento se parecían bastante.
Y empecé a buscar en mis recuerdos aquellas memorias de sabores que han sido relevantes para mi.
A pesar de que soy cocinera en búsqueda constante de nuevos elementos, nuevas combinaciones, ingredientes más saludables, algunos retos, siempre quedan de manera especial en el paladar algunos sabores de ciertos platos, no obstante se hayan realizado al pie de la receta (lo cual difícilmente es mi caso). 

Escribiendo y recordando lo primero que llega a mi mente es el aroma y el sabor de una rica habichuela roja guisada. No importa lo exquisito que pueda ser tu menú cotidiano, el aroma del sofrito de una habichuela es completamente reconocible a distancia y por su aroma también se puede deducir lo rico que puede quedar. Quizás también porque a diario cruzo por una calle donde preparan la ¨comida del día¨ de un comedor,  y muy temprano en la mañana ya están guisando las habichuelas.


Otro sabor que ahora recuerdo con mucho placer fue durante un viaje a España, en la casa de la amiga de una amiga la cual pasamos a saludar, nos prepararon unos ricos hongos rellenos de prosciutto y queso. Ese sabor lo he querido replicar en varias ocasiones y aún no siento que es el mismo que en aquel momento compartí con mi amiga María. Era algo entre el sabor típico de los hongos, mezcla de ahumado con una textura húmeda y suave,  combinado con lo salado del prosciutto y lo cremoso del queso.  Unas finas virutas de cilantro por encima le daban el toque de aroma y color. La memoria va más allá del paladar, entra en conexión directa con los aromas y la presentación.


Y qué decir de las bebidas para la cual hay cursos y talleres que nos permiten diferenciar los ingredientes, enseñar el paladar y poder registrar aquellos sabores que más nos gustan. Tanto en el vino como en el whiskey o el whisky, que para los fines termina siendo lo mismo aunque para los defensores de su autenticidad existe una diferencia, siempre hay unos ingredientes base y luego los que se agregan para crear una bebida diferente.

Los ingredientes que nos traen los vinos casi siempre son los mismo, pero ahhh, las combinaciones son las que marcan la diferencia.  Entre los vinos con una fuerte mezcla de frutas del bosque, los muy maderosos, notablemente maderosos, los dulzones o aquellos que dejan el picor característico de la pimienta, lo realmente sabroso siempre depende del gusto personal.  Me queda claro y siempre lo he dicho, ningún vino es el mejor, el paladar es el que dice cual te gusta más y cuando lo descubres, ese es el mejor vino. 

Me resulta mucho más difícil el reconocimiento de los sabores mezclados en las bebidas de colores, esas que llevan mezcla de licores y alcoholes combinados con frutas o hierbas. Si tienen muchos ingredientes confunden mi paladar y además emborrachan más fácilmente. Esas las respeto. Prefiero una combinación de pocos elementos, una margarita de fresa o un mojito de chinola, dos o tres ingredientes reconocibles. Esto solo así en el caso de este tipo de bebidas.
Qué podemos decir del del whiskey. Comenzando por el hecho de que no se debe combinar con nada, ni siquiera hielo, para poder sentir su fuerza, el tipo de madera en que ha sido añejado, la combinación de las diferentes maltas, si es que la tiene, o la diferencia con aquel que es de una sola malta (mi elección). 

Hay que detenerse a identificar en cada trago, en cada mordida, todos esos elementos que hacen mas sabroso aquello que estamos degustando, aún en la comida de cada día. Y hay que agradecer por cada bocado que podemos ingerir.

Tengo unos amigos muy especiales con aires de sibaritas pero muy aplatanados que siempre están en la disposición de probar sabores nuevos, de inventar nuevas combinaciones tanto de la bebida como de la comida y entre ellas a su vez.  Ajustados a las condiciones económicas y a la capacidad adquisitiva y disponiendo de mucha creatividad para sustituir algunos elementos por otros, estos amigos han podido ir creando su memoria colectiva de los sabores.  A veces no logran decirme la marca de una bebidad que les gustó mucho, porque ¨solo recuerdan que les gustó muchísimo¨, pero se les olvidó como se llamaba la bebida.  Normalmente para la comida les queda claro los sabores, las combinaciones y las preferencias. Lo extraño es que toda la comida que comparten les gusta y estarían dispuestos a repetirla, pero están todavía mas dispuestos a probar cosas nuevas.  Y me parece que en ese sentido ahora sirven de mucha ayuda esos videos que andan circulando por nuestras redes de diferentes grupos: con ingredientes de fácil acceso, con poco tiempo de preparación, con facilidad en las recetas. Ha servido para motivar a mucha gente al uso de las dotes culinarias, muchas veces oculto, pero en su mayoría latente.

Lo importante de prestar atención a estos videos o recetas, de tomar el tiempo para comprar los ingredientes necesarios y prepararlos, es lograr que todos los que prueben esos alimentos, o las bebidas, tomen su momento para identificar sabores y crear su memoria selectiva. Lo mejor, enlazar ese placer con las personas y el momento en que se está compartiendo, porque mejor aún, es poder compartir lo que tenemos.



25 de octubre de 2016

Perderse - Encontrarse

Y ES QUE A VECES UNO NECESITA PERDERSE INFINIDAD DE VECES PARA TENER EL VALOR DE ENCONTRARSE, MORIR, Y CON TODA LA FUERZA Y BELLEZA, RENACER.

JE NE REGRETTE RIEN
(No me arrepiento de nada)

Maca Abarca

17 de julio de 2016

DEL AMOR Y OTROS DOMINIOS

Y todavía con la inquietud sobre el tema del amor y la soltería, tuve una agradable conversación por chat.  Inicialmente el tema era otro, pero fue degenerando hacia el siguiente y el siguiente y terminó en las relaciones de pareja y lo que busca cada persona.  Pasados los días estuve revisando una referencia anterior, dentro de la misma conversación, y pude notar que fueron muy ricas las exposiciones y el diálogo que se fue dando y previo a solicitar la anuencia de esta persona, me permito compartirlo a partir de donde empezamos a tocar esos puntos sobre el amor, las relaciones de pareja y otros demonios y dominios.

*****
Ella: Sucede con frecuencia que la mujer siente mucho placer,  algo que te está haciendo sentir otra persona pero que piensa que sólo lo está disfrutando ella y se le ocurre instantáneamente que debe acelerar para cumplir pronto y de esa manera complacer a su pareja.  Y es cierto que se puede extender ese placer y que es egoísta.

Él: Lo que hago [con mi pareja] lo hago por el placer que me genera. Eso me transporta.

Ella: Por mi parte he tenido que [re]aprender en el camino sobre el placer y dejarme llevar, y entender lo que quiere la otra persona.


Y hacia donde te transporta? 

Él: Es sentir la plenitud de la satisfacción, sumergirse en un lugar paradisíaco de donde no se quiere salir nunca, el sabor, el olor, las vibraciones,

Ella:  Es una energía sin lugar a dudas. No solo la del éxtasis sino también la que puede emanar la otra persona por los sentimientos o porque haya esa coordinación, ese reconocimiento de placeres. Solo sabiendo, escuchando a la pareja, se le puede llevar a sentir su paraíso. Es posible que yo piense (como mujer) que la otra persona prefiere la playa y tratar de llevarlo a ella  y a su vez sentirme más a gusto en la montaña y disfrutar a medias el momento.

Él: Disfrutar a medias, no es una opción, prefiero lograr la confianza y la química necesaria para ir explorando y haciendo lo que genere disfrute pleno, indicar, informar, celebrar, sentir, gozar a plenitud.

Ella: Es muy común el disfrute a medias y que la gente termine "allantando" al otro
Esta generación de mujeres que saben todo sobre el sexo y ponen a volar a los hombres, son en su mayoría insatisfechas, porque no crean una relación, un vínculo. Son fieras en la cama. Felicidades a los hombres. Una competencia muy desigual. Lamentablemente.

Él: Y sin embargo, si tomas por ejemplo un indicador: los feminicidios.
La interpretación que le doy es: Mucha insatisfacción
Falta de confianza. falsa felicidad. apariencia, deseo interno de tener una relación estable y el temor de la infidelidad. Y por ahí María se va.

Ella: Los feminicidios se dan en su mayoría en una clase social muy baja. No digo que no existan todos esos elementos.

Él: Porque los de la alta, hace rato que aprendieron a casarse por interés y a preocuparse más por el dinero que por los sentimientos. Y a vivir doble y triple vida, porque los recursos se lo permiten. Pero viven con la misma insatisfacción sentimental.

Ella: Reconozco que desde lo que he podido entender y escudriñar, de los casos a los que le doy seguimiento, que una parte de este problema se inicia…. Bueno. Ya ni sé. Una cosa conlleva a otra y a otra y a otra, uno no termina sabiendo si avanzar es bueno o malo.

Él: Tienen mucho que perder, y deciden valorar lo que tienen en lugar de perderlo  todo por la pasión. Viajan, se alejan, tienen la opción de hacer cosas que no pueden hacer los que no tienen recursos. Y, además,  ocultan más fácil sus problemas. 
Los  que no tienen recursos deben verse la cara con sus vecinos todos los días y sentir las miradas, la burla, la ironía,  los chistesitos, los comentarios
Y donde se pueden meter?
Y donde pueden viajar?
Y tienen portones eléctricos para entrar y salir y solo saludar de lejos desde sus autos? No

Ella: El temor de la infidelidad.

Él: Su ira no encuentra paliativos. Su desesperación no encuentra escape.

Ella: El deseo de ser amado.

Él: El temor. Y la realidad de las que han sido asesinadas, el 80% le ha estrujado en la cara al otro  que ella tiene otra pareja, que ese si es un hombre, no como tu .... Y ya sabes lo que eso significa

Ella: o se han negado a seguir siendo engañadas o maltratadas, han decidido apartarse. Intentar tener una vida.

Él: En esa parte, tengo mis críticas. Porque de acuerdo a mi análisis del tema, y puedo estar equivocado, alrededor del 70% comete el error de mantener una relación ahora sí, ahora no,  nos arreglamos, nos peleamos. Por necesidad, cuando se ven sin dinero, le piden al hombre, y el asume que si les da dinero, para mantener los hijos, pueden tener sexo cuando ellos quieran.
Y eso genera una situación de crisis y una bomba de tiempo.
Y una situación de posesión muy dañina
Y un irrespeto y desconsideración extremo

Ella: los límites de la posesividad.
A las mujeres nos gusta sentirnos ¨propiedad¨ sin perder la individualidad. Muchas mujeres no tienen claros los límites de la propiedad y la posesividad y es ahí donde genera una crisis en torno a ese punto. Me parece que el tema de competencia también ha venido a desequilibrar. Mantengo mi bandera de defensa hacia los derechos de las mujeres, que han sido los más limitados, pero entiendo que debimos también pensar en cómo tendríamos que enfrentar los logros que fuésemos alcanzando y en que todos, hombres y mujeres, debían también ser orientados en que no sólo significaba el derecho de la mujer, sino el intento de igualdad como seres humanos. Empezamos a dar palos para reclamar lo que nos tocaba y los hombres empezaron a defenderse de los palos sin saber de qué se defendían, pero hay que defenderse.

Él: Y los recursos que deben destinarse a elevar los niveles de educación,  formación,  respeto, se reparten entre los actores del sistema, que solo dicen que quieren que las cosas mejoren, pero no hacen nada para que mejore.  Es sofocante

Ella: como decía, toda una cadena en donde uno no sabe si lo bueno es realmente bueno y hasta qué punto.  A partir de la lucha por los derechos y del empoderamiento viene esa curiosidad por hacer más y ese deseo de demostrar que podemos dar más

Él: Así es

Ella: una lucha de poderes, cuando puede ser un trabajo conjunto.  Es una educación ancestral y una tarea pendiente.

Él: Debe ser un trabajo en equipo

Ella: Reconocer que no somos contrarios sino complementos en cuanto a diferencias de sexo, es un tema que aún no ha recorrido mucho camino.
Esa falta de educación en materia de conocimiento y en materia de convivencia lleva a un punto en esta generación. A todos los niveles sociales. Madres y padres que les dicen a sus hijas que no deben dejarse pisotear por ningún hombre, en el entendido equivocado de que todos los hombres buscan pisotear a las mujeres.

Él: Muchos hombres solo queremos amarlas

Ella: Pero hay falta de comunicación, de expresión, hay falta de educación sobre la libertad de expresar los sentimientos de parte de los hombres. Hombres y mujeres esconden sus emociones reales, los anhelos que tienen que ver con la otra persona.  Hay un énfasis en demostrarse y probarse superiores unos a los otros. Una batalla por tener más y alcanzar más y aparentar más, para luego sentirse más solos y vacíos.

Él: Esa es la triste realidad. Y para serte franco, no creo que podamos cambiarla. De todas formas no debemos dejar de ser lo que somos.

Ella: No creo que haya que cambiarla en su generalidad. Lo que pienso es que hay que cambiar uno mismo, tomarse la franqueza de aceptar lo que se anhela, tomar la valentía de ir detrás de eso, tomar el coraje de expresarlo y que las pocas personas alrededor lo sepan y lo entiendan, esperar a que llegue el ser amado que pueda sentir en esa misma frecuencia, que pueda entender y entregarse. Es un acto suicida, pero uno sublime.  
Amar duele, de muchas maneras, por suposición, equivocación, por lo que sea, pero amar y entregarse a dar amor, es un regocijo, un éxtasis que supera cualquier dolor.

Ella: Te quiero contar algo.
Cuando me divorcié y me mudé (mudarse es importante, te da la dimensión de la nueva vida que se enfrenta), dentro de toda mi carga depresiva, no precisamente post divorcio, sino acumulada, pensé que ese era el momento para aprender a amar menos, para ser ¨tacaña¨ de sentimientos y empezar a pensar un poco más en mí. De eso se suponía que se trataba y eran los comentarios de algunas personas.
Luego que la depresión, que es toda una maraña de situaciones porque es principalmente fisiológica, se va superando con pastillitas, pero las pastillitas no hacen efecto si emocionalmente no se va superando el trauma, pues cuando esa depresión fue dejando espacio entendí que no podía seguir ese camino. No quería ser diferente de como soy, no sentía que amar menos me iba a traer más felicidad, quizás menos dolor, pero no más felicidad. No podía pensar en la posibilidad de dejar de entregarme al ser amado, de dar prioridad a esa futura relación.

Lo que debía cambiar era a quien dejaba llegar hasta mi corazón.  En eso quizás podía ser más selectiva. Querer a alguien que pudiese recibir toda esta pasión y que lo supiera interpretar y protegiera todo eso.
Al hacer ese análisis pensé como el chapulín colorado: No contaban con mi astucia.
Grave error. Se va descubriendo en el camino y reconociendo que si de amar se trata no se le pueden poner restricciones al corazón. Uno no termina decidiendo a quien va a amar o a dejar que ame a una. Sucede y punto.



13 de julio de 2016

Y PORQUÉ HAY TANTAS MUJERES SOLTERAS?


Aumenta la soltería, en especial el número de mujeres solteras, jóvenes, unas con mejor desarrollo profesional que otras. Caballeros de diferentes generaciones que, estando solteros o comprometidos, encuentran una oferta muy atractiva y la aprovechan.
El tema prolifera, se mueve de boca en boca, unos interesados, otros curiosos, otros muy afectados. A ratos parece que hay una respuesta, pero al ver las opiniones voy notando que hay cosas que no se dicen, hay un vacío frio, una búsqueda secreta.

En días pasados estuve viendo un video usando la tecnología de ¨Facebook Mentions¨ (@facebookmentions) que permite interactuar a través del chat con aquella persona que está haciendo el video en vivo.  La entrevista estaba dirigida a tres mujeres de edades entre 25 y 30 años, donde se hacía la pregunta de por qué hay tantas mujeres solteras. 

Más que la respuesta de la chicas, que en realidad no hicieron un aporte significativo, los comentarios de quienes estaban dando seguimiento al video fue lo que llamó mi atención.  El público era muy variado en cuanto a niveles educativos y de género, al margen de comentarios inocuos y de la línea de aquellos a los que todo le molesta (haters), las respuestas fueron muy edificantes, no concluyentes de manera directa, tampoco sacando porcentajes, pero me lleva a reconfirmar algunos análisis que he hecho a partir de ciertas conversaciones entre amigos y de leer otros textos.

Las mujeres en su mayoría indican que después de ser profesionales, jóvenes, haber estado casadas, con o sin hijos, no van a estar con alguien que las subestime, tienen la capacidad suficiente para vivir en mejores o iguales condiciones y no van a estar sujetas a demandas de hombres. Pasiones pueden encontrar en cualquier momento y lugar sin tener que atarse a una persona.
Aprovechando ese mismo planteamiento, los hombres indican que si en los tiempos actuales las mujeres no buscan tener una relación estable de pareja, entonces, aprovechan la circunstancia para tener relaciones fortuitas, sin compromiso, pero también limitadas en términos de reales afectos.
Por otra parte, los hombres que sí están dispuestos a una relación de pareja no encuentran en las mujeres sentimientos y demostraciones de afecto que les provean de confianza para establecerse y consolidar un espacio compartido. Entienden el valor de la mujer en los tiempos modernos, profesional, emprendedora, pero no encuentran en ellas esos otros valores que permiten establecer vínculos afectivos reales.

Queda implícito un vacío, uno encubierto, el de las mujeres que no quieren dejarse pisotear, porque entienden que una relación de pareja implica subyugarse a los requerimientos de un hombre, que puesto a que se habla de no dejarse someter, se entiende que es un machista exigente e imponente.
Parece ser que esa es la única opción de hombres disponibles en el mercado.
Luego un vacío en las relaciones afectivas, no carnales porque en realidad como consecuencia de lo anterior estas abundan y en toda su variedad, sino de sentimientos, de expresiones.
Qué buscamos, ambos, hombres y mujeres? La cuestión no es sólo la pregunta sino la razón de por qué no lo encontramos.

Hay temor a la violencia, que viene atada de la mano de niveles educativos bajos, tanto del hogar como de las escuelas. Las edades en la que las mujeres han empezado a tener vida de pareja ha bajado mucho, encontrándose también niñas desde los 15 años en una búsqueda de parejas, que más que establecer relaciones, buscan conseguir una ventaja económica sin el mínimo nivel de compromiso, ni consigo mismas ni con los hombres. 

Entiendo que venimos arrastrando una educación de generaciones anteriores, donde la disposición era que el hombre trabajaba y mantenía a la mujer, la cual debía permanecer dócil, sumisa y dispuesta. Fuimos creciendo, fuimos conquistando espacios como mujeres, venimos luchando por la igualdad, pero no pensamos en una educación que nos equilibrara a ambos. Los hombres modernos entienden las reivindicaciones de las mujeres pero no les enseñaron que es una cuestión de derechos universales, no exclusivamente de género y hay una incomprensión del rol que cada uno debe empeñar, no de manera individual, sino como pareja, como familia, en las relaciones sentimentales.

En la medida en que vamos asimilando esto, nos toca ir educando a los hijos (no importa el sexo). 

No es cuestión de imponerse, es cuestión de buscar equilibrios. No es cuestión de buscar una salida provechosa, sino de buscar esa persona especial y mostrarle las bondades de los sentimientos sanos y comprometerse juntos a compartir un camino, con amor, con dificultades, con metas compartidas, con apoyo, con respeto por la relación que se sostiene pero también por la individualidad y los valores de cada persona. 


18 de mayo de 2016

COMO LO DICEN LOS RICOS O LAS SENSACIONES DETRAS DE LAS EXPRESIONES CORRECTAS

El tema es manido, lo dice el título del texto citado más abajo, tiene 20 años, lo hemos escuchado, lo hemos leído, se ha conversado y en ocasiones nos ha parecido muy teórico y etéreo. De ahí hemos pasado más adelante a entender que algo de verdad debe tener y que si ha funcionando para otros podría funcionar conmigo también.

Pero no hemos llegado muy lejos.


He pensado que ya he leído bastante de esto y que sé exactamente a que se refiere pero aún no logro la riqueza que quiero tener. beep. Primer bloqueo mental, entender que aún no logro alcanzar riquezas cuando sí hemos logrado conquistar muchas cosas, a pesar de que sentimos que cada día tenemos más presión económica y más dificultad para cubrir los mismos gastos que antes teníamos.

Cada momento tiene su aprendizaje, aún del mismo texto. Es decir, podemos tener la misma lección por mucho tiempo pero ir entendiendo en su momento y poco a poco el verdadero contenido de la misma o ir descubriendo nuevas lecciones dentro de la misma lección que pensábamos que ya sabíamos.  Está dicho, el maestro aparece cuando el alumno está preparado. De igual manera se explotan algunas burbujas del conocimiento cuando realmente tenemos la apertura para entenderlo o para que cada célula de nuestro cuerpo pueda asimilarlo, no sólo entenderlo.

Me pasó hoy. Con el siguiente texto. Nada que no hubiera leído, escuchado y "entendido" antes. También porque es algo que vengo trabajando de manera consciente y efectiva desde hace un tiempo, el uso del lenguaje de manera correcta, acorde con mis pensamientos y acciones y mis intenciones, un uso positivo del lenguaje, recordando siempre que el universo escucha y conspira.

Y justo en el primer enunciado sentí casi de manera literal como cuando te pegan con la palma de la mano en la frente porque acabas de descubrir que entendiste algo que era evidente (y la primera oración en ese instante es una expresión que diría Pachy: "tan bruta yo"). 

Una simple explicación. Dice: "No Puedo Pagarlo". Padre Rico decía: "¿Cómo puedo pagarlo?" 
Es algo simple de entender mentalmente, la cuestión es el giro que se siente emocionalmente, espiritualmente, energéticamente, cuando cambias las expresión. Es una sensación de esperanza, de que todo puede mejorar. Y en mi caso personal me conecta inmediatamente con algo que me gusta mucho y es la iniciativa de crear una estrategia para alcanzar eso que queremos lograr. En cualquier ámbito de tu vida, no solamente en el financiero que es la diana hacia donde se dirige la flecha de este artículo.

Esto es lo que quería compartir, esa sensación detrás de las expresiones manejadas en favor de lo que se quiere construir, de reconocer una enseñanza y una motivación detrás de la misma frase de siempre.


RENOVANDO

Llevándome de sugerencias he realizado algunos cambios a la página, renovar, traer la primavera para los espacios de compartir.
Voy llamando las musas, las mías, las de todas aquellas personas que quieren aportar en este espacio.